MANOLA ROIG. Cuaderno de Bitácora. Una odisea de un confinamiento.

Agradecemos a Amparo Zacarés Pamblanco que nos autorice a reproducir su artículo sobre Manola Roig y sus Criaturas Imposibles… en tiempos de incertidumbre.

Criatures impossibles. Caçadores d’astres 2018
Foto: Leo Ferrer
Fuentehttp://amparozacares.com/manola-roig-cuaderno…

Con la capacidad imaginativa  que le caracteriza, la artista plástica multidisciplinar Manola Roig narra el viaje interior que, en estos tiempos de confinamiento, realiza sin moverse de su propia casa. Se trata de un cuaderno de bitácora digital que arma con sus propias vivencias y con  la pintura y escritura de Remedios Varo. Con estos ingredientes diseña  un relato verídico y de ficción que conserva el halo de las aventuras, tanto adversas como favorables, de una odisea que se repite a diario. El carácter ficcional de esta obra, en la que la artista anota las incidencias que asaltan su imaginación, se advierte en la serie de criaturas imposibles y sin género que surgieron  del universo sensitivo y expresivo de Remedios Varo. De este modo, comienza un recorrido donde la realidad anímica ocupa el lugar del mundo exterior.  Es en ese proceso poético donde cada vez toma mayor configuración el intento de la artista por dilucidar el ensueño de la realidad, dos estados aparentemente opuestos que confluyen en la manifestación  creativa del propio ser.

La afinidad electiva que siente por esta pintora no es casual, baste recordar que en sus creaciones hay todo tipo de casas ambulantes en la que a menudo moran una o dos personas y donde se mezclan lo cósmico y lo doméstico. Lo sugerente de esas casas son los artilugios fantásticos que contienen, ya sean alas, poleas, palancas, hélices o  velas  y con las que,  quienes moran allí, pueden desplazarse a bordo del propio hogar. Una  metáfora que remite a la propia casa-cuerpo, una casa encarnada en la propia persona, un híbrido donde lo espacial y lo corporal reflejan una nueva forma de habitar. Por otra parte, si estas imágenes son de por sí suficientemente evocadoras, también lo es la escritura de Remedios Varo donde los sueños, muchos de ellos  compartidos con  su amiga Leonora Carrington, constituyen un elemento vital. Escribe  cartas, cuentos y relatos llenos de humor paródico, como De Rodans que simula ser un tratado antropológico tras la historia del descubrimiento de un pterodáctilo inventado y que recuerda a la escultura que ella misma creó en 1959  a base de huesos de pollo, pavo y espinas de pescado. Es este compendio de datos absurdos próximos a lo irreal, el que  ha dado una lectura surrealista al conjunto de su obra. Sin embargo, aunque  lo azaroso y lo mágico tengan  cabida en sus creaciones, no ocurre lo mismo en su modo meticuloso de proceder pictóricamente que le tienen  horas y horas delante del caballete y que le  distancian de la pintura automática que el surrealismo impulsó para dar forma plástica a sensaciones originales visionarias.

Pintura, escultura y escritura, en todos estos registros  encuentra Manola Roig un alter ego desde el que evocar un diálogo personal y reflexivo para tematizar estéticamente el momento histórico tan excepcional que estamos viviendo. Esa interacción entre la vida y el arte, la comparte con Remedios Varo, en su faceta de ilustradora, escultora y narradora.  Un diálogo que comenzó mucho antes al concebir sus propias esculturas que denomina Neletas, evidenciando así todo lo  autobiografíco y onírico que hay en sus composiciones. En estos Diarios de Bitácora la voz singular de Manola Roig, con la que ha configurado su trayectoria en el mundo artístico del doblaje profesional, es un elemento sonoro y estético desde el que narra y anuncia la fecha de la nueva era iniciada tras el confinamiento. Un diario de navegación en el que la artista anota los acontecimientos que ha registrado en su memoria  para acompañarnos en este exilio interior del que no sabemos ni cuando ni cómo será el regreso. Esta odisea creada en época de incertidumbre, nos transporta a un viaje iniciático con el que, gracias a la creatividad de Manola Roig, podemos atravesar la linealidad de un tiempo cronológico. En suma, se trata de una feliz conjunción entre la vivienda  y el viaje, propia de la  poética del espacio de la que habló  Gaston Bachelard, y a la que la artista accede desde el libre juego de su gran imaginación y ensoñación.                                                                           

Amparo Zacarés   –  Associaciò Valenciana de Crítics d´Art – AVCA


Puedes seguir el Cuaderno de Bitácoras en el Canal de Youtube de Manola Roig


Aquí puedes ver la presentación que hizo Manola Roig en Sueca Televisió el pasado 17 de abril de este «Cuardeno de Bitácora»

Este sitio web utiliza cookies.Si continuas navegando aceptas su instalación y uso Más información ACEPTAR
Aviso de cookies